September 30, 2022


Los tres principales índices bursátiles estadounidenses revirtieron pérdidas iniciales y terminaron en territorio positivo tras el peor primer semestre del mercado bursátil en décadas.

Foto: Reuters.

Wall Street subió este viernes en una jornada poco intensa, porque los inversores se prepararon para un fin de semana larga y entraron en la segunda mitad del año en busca del próximo catalizador del mercado.

Los tres principales índices bursátiles estadounidenses revirtieron pérdidas iniciales y terminaron en territorio positivo tras el peor primer semestre del mercado bursátil en décadas.

El S&P 500 ganó 41.01 puntos, 1.08%, a 3,825.39 unidades, mientras que el Nasdaq avanzó 101.49 puntos, 0.92%, a 11,130.23. El Promedio Industrial Dow Jones subió 320.77 puntos, 1.04%, a 31,096.20 unidades.

No obstante, los tres índices cerraron la semana con pérdidas.

“Nos dirigimos al fin de semana festivo y tenemos un repunte de alivio a última hora”, dijo Joseph Sroka, director de inversiones de NovaPoint. “Pero probablemente tendremos que esperar a que los inversores vuelvan (…) para ver si es sostenible al comienzo del nuevo trimestre”.

Los agentes en el mercado miran ahora a la temporada de resultados del segundo trimestre, al informe de empleo del Departamento de Trabajo de junio y a la reunión de política monetaria de la Reserva Federal, prevista para finales de julio.

El sector de los microchips cayó bruscamente después de que Micron Technology Inc. advirtió de un enfriamiento de la demanda, y sus acciones arrastraron al sector de los semiconductores en general.

La preocupación por el debilitamiento de la demanda por la inflación se reflejó en el índice de gerentes de compras del Instituto de Gestión de Suministros (ISM), que mostró una desaceleración tanto en los nuevos pedidos como en los precios de los insumos.

El informe del ISM pareció respaldar la opinión de que la economía se está enfriando y que la inflación parece haber superado su pico, lo que eleva la posibilidad de que la Reserva Federal tenga un margen de maniobra para un giro moderado después de su segunda subida consecutiva de las tasas de interés de 75 puntos básicos prevista para julio.

“La Fed va a necesitar ver muchas más pruebas para cambiar de opinión sobre la continuación de las subidas de las tasas de interés”, dijo Tim Ghriskey, estratega senior de carteras de Ingalls & Snyder. “Todavía hay mucha incertidumbre sobre la economía y la inflación, a pesar de los primeros indicios de que la inflación puede haber tocado techo”.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.