August 19, 2022
Un joven cubano con autismo fallece tras esperar por horas una ambulancia

Noticias de Cuba

“¡Se me muere mi hijo!”, fue el grito desesperado de una madre cubana mientras esperaba una ambulancia que nunca llegó

Published on

Andy Agüero, a la derecha, falleció en horas de la tarde de este jueves producto a que no había una ambulancia para trasladarlo hasta un hospital donde debía ser transfundido. (Foto: Maritza Barrios-Facebook)

Un joven cubano identificado como Andy Agüero Barrios, falleció en horas de este jueves tras esperar durante horas que una ambulancia lo transportara desde un policlínico hasta un hospital en La Habana.

El chico, ciego y diagnosticado con autismo, necesitaba con urgencia una transfusión de sangre, según informó su madre en redes sociales al pedir ayuda para agilizar la dolorosa situación.

“Estoy en el policlínico Rafael Valdés desde por la mañana esperando una ambulancia porque necesita una transfusión, tiene 6.3 hemoglobina y está ensuciando sangre. La doctora está cansada de llamar para todos lados y no aparece una dichosa ambulancia; vino una hace un momento con un caso y no se lo quiso llevar, la señora y la doctora le pidieron un troquer para ponerle otro suero y ni eso nos dejaron”, fue la denuncia de esta madre cubana.





“Se me va a morir mi hijo. No tengo como llevármelo por mis propios medios. ! NECESITO UNA AMBULANCIA, SE ME MUERE MI HIJO!. Espero que tomen conciencia. Por favor necesito ayuda urgente, una ambulancia”, así clamaba esta mujer mientras veía como la vida del niño se le escapaba sin poder hacer nada.

Tras horas sin que apareciera el medio para trasladar al paciente, una internauta que aseguro ser la tía de Andy, dejaba un comentario donde informaba a las personas que escribían preocupados por la situación que, lamentablemente, el niño había fallecido sin ser trasladado.

La madre de Agüero confirmó la noticia del deceso, el cual se produjo alrededor de las seis de la tarde, hora de Cuba.

Tras la lamentable pérdida, un usuario con el nombre de Deyvis Lawton, explicó que él era el enfermero que iba en la ambulancia que no pudo sacar al muchacho hacia el hospital y justificó su decisión de no llevarse al paciente debido a que estaba transportando a otra persona que no podía bajar del vehículo.

Igualmente, expresó que el carro de emergencias era el único funcionando para el traslado de los enfermos de cuatro municipios de La Habana, y estableció la comparación entre la cantidad de patrullas que circulan en la vía contra el número de ambulancias disponibles.

Esta es la “potencia médica” de la que tanto se vanagloria la dictadura y que le vende al mundo una salud de primer nivel, donde niños inocentes se le mueren en los brazos a sus madres impotentes y simplemente, no pasa nada.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.