August 14, 2022
Tu velocímetro no marca la velocidad real de tu coche y este es el motivo

Desde que el mundo es mundo y los coches son el vehículo rey, los conductores han especulado sobre el velocímetro, la única herramienta fiable que nos dice en cada momento a cuanta velocidad vamos. O eso nos han dicho siempre.

Si eres conductor/a sabes bien que el velocímetro no marca de verdad la velocidad real de nuestro coche. O eso nos han dicho siempre nuestro padres, hermanas, primos, amigos… y ahora los sistemas GPS nos lo han confirmado.

Cuando vamos a 120 km/h con el coche podemos observar como el Google Maps nos dice que vamos a 112 km/h. ¿Con cuál nos debemos quedar? Con la velocidad del Maps, ya que es la más exacta al estar calculando vía GPS la velocidad a la que nos desplazamos.

Entonces, ¿eso significa que el velocímetro nos miente? Sí, pero forma consciente, no es un error. Esto se debe a una normativa internacional, la cual dice que el velocímetro nunca puede reflejar una velocidad menor, sino que tiene que ser siempre mayor. Esto evita multas y accidentes. 

La discrepancia entre la velocidad real y la velocidad de marcador está planteada a propósito por la seguridad de los conductores y está estrechamente relacionada con los radares de velocidad. Esta diferencia de velocidad ayuda a no circular más rápido de lo debido.

Así, si vamos a 120 km/h todo el tiempo y, sin querer, nos pasamos por 5 km/h cuando justo cruzamos por delante de un radar, este no nos debería multar, ya que ni con ese aumento de velocidad, estaríamos sobrepasando el límite.

Luces de emergencia V16


Hero Driver LED V16

La Hero Driver LED es una luz de emergencia V16 homologada por la DGT que destaca por ser algo más potente que las demás luces, además de por contar con batería recargable.

En la Unión Europa, la ley establece que la velocidad indicada nunca deberá ser inferior a la real, con un margen de error máximo del 10 %. En otros países, como Estados Unidos y Japón, la ley es más severa, pues la desviación solo es del 4 %.

Esto llevado a un caso práctico significa que si nuestro coche marca una velocidad de 70 Km/h, en realidad estamos circulando entre los 60 y los 70, pero nunca por debajo de los 60 Km/h. De ahí que cuando circulamos por debajo de los 130 km/h lo habitual es que los radares de 120 km/h no salten.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.