August 11, 2022

Uno de cada ocho adultos que se contagió de COVID-19 durante las primeras etapas de la pandemia experimenta síntomas persistentes de la enfermedad, según un estudio realizado en los Países Bajos, que analizó la naturaleza, prevalencia y la gravedad de los síntomas de larga duración.

Con más de 500 millones de casos de coronavirus registrados en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia a principios de 2020, ha aumentado la preocupación por los síntomas prolongados que se observan en las personas que contraen el virus SARS-CoV-2. que provoca el COVID-19.

La nueva investigación publicada en la revista The Lancet este viernes solicitó a más de 76 mil 400 adultos en los Países Bajos que completaran un cuestionario en línea sobre 23 síntomas prolongados comunes del COVID-19.

Así fue el estudio de los síntomas pos-COVID

Inicialmente, los especialistas encuestaron a las personas semanalmente sobre su salud en general. Luego encuestaron a los participantes cada dos semanas a partir de junio de 2020 y luego solo una vez al mes a partir de agosto de 2020.

Los autores utilizaron datos de Lifelines, un estudio de cohorte prospectivo basado en la población sobre la salud y los comportamientos relacionados con la salud de la población holandesa. Se invitó a todos los participantes adultos a completar el mismo cuestionario en línea 24 veces sobre 23 síntomas físicos prolongados de COVID.

El promedio de la edad de los participantes fue de 53.7 años y el 60.8 por ciento eran mujeres. Los sobrevivientes de COVID-19 informaron dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor al respirar y en los músculos, pérdida del gusto o del olfato, hormigueo y pesadez en los brazos y las piernas, un nudo en la garganta, sensación de calor y luego de frío, y fatiga de tres a cinco meses.

De todos los pacientes, el 12.7 por ciento tenía síntomas atribuibles al COVID-19, y 381 de mil 782 sobrevivientes (21.4 por ciento), y 361 de 4 mil 130 (8.7 por ciento) de los controles informaron que al menos un síntoma se volvió moderadamente grave a los tres meses. Otros síntomas, como dolor de cabeza, picazón en los ojos, mareos, dolor de espalda y náuseas, no se agravaron.


La autora principal del estudio publicado en The Lancet, la doctora Judith Rosmalen, de la Universidad de Groningen, dijo que se necesitan con urgencia datos sobre la escala y el alcance de los síntomas prolongados de COVID.

“Sin embargo, la mayoría de las investigaciones anteriores sobre el COVID-19 prolongado no han analizado la frecuencia de estos síntomas en personas que no han sido diagnosticadas ni han analizado los síntomas de pacientes individuales antes del diagnóstico de COVID″, dijo.

El COVID-19 es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad que generalmente ocurre dentro de los tres meses posteriores al inicio de la enfermedad, con síntomas que duran al menos dos meses. Estos no pueden explicarse con un diagnóstico alternativo y pueden incluir además de fiebre, gripe, dolor en garganta y pecho, la pérdida del olfato.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.