August 11, 2022

La adopción masiva de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial (4IR) podría desencadenar una transición aún mayor de lo previsto hacia una nueva taxonomía de la regulación relativa a diversos ámbitos de la vida humana, incluido el de las finanzas y el propio mercado. Las nuevas tecnologías están permitiendo nuevos conceptos, sistemas y marcos, como los coches sin conductor, las entregas postales con drones y las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC). En un futuro previsible, el papel de la tecnología en nuestra sociedad estaría superando los límites de un subsistema elemental, en el que su regulación se designaría a las partes interesadas o al propio mercado. 

Un tema persistente de esta breve presentación es el de los enfoques actualmente cambiantes de la regulación de los riesgos tecnológicos a raíz de una rápida transición hacia el apalancamiento a nivel mayorista y la adopción masiva de tecnologías. Tiendo a creer que el diseño regulatorio efectivo para las nuevas tecnologías abrazadas por la actual Cuarta Revolución Industrial debería, en primer lugar, tener en cuenta los prerrequisitos establecidos por las nociones de diseño de producto dominante, la percepción pública del riesgo tecnológico y los beneficios sociales frente a los riesgos tecnológicos.

Al pasar de una utilización voluntaria y fragmentada de las tecnologías a una adopción masiva de las mismas a nivel general, la percepción pública de los riesgos, el papel y el impacto de las tecnologías en la sociedad sigue evolucionando, lo que se traduce en un cambio de los enfoques de la regulación. Esto se ilustra mejor con un ejemplo de sistemas con complejidad organizada, como los mercados financieros, en los que las tecnologías y la informatización preocupaban sobre todo al propio mercado. En comparación con las pasadas revoluciones industriales, que no han tenido un impacto directo en el sector bancario y financiero, la 4IR que se está desarrollando actualmente tiene una influencia y un impacto directos en todo el sector de las finanzas mundiales, que, a día de hoy, ya es uno de los sectores más digitalizados de la economía mundial.

Los mercados financieros se modelaron originalmente como sistemas lineales. Hoy en día, sin embargo, son cada vez más globales, sin un único punto de control, impredecibles por medio de efectos de retroalimentación no lineales que surgen de las interactividades entre los participantes del mercado y tienden a un comportamiento autoorganizado. La complejidad organizada o la jerarquía en los mercados financieros puede describirse mejor como algo que surge de la demanda de los inversores. También podría existir posteriormente en un sistema altamente interconectado de subsistemas presentes en el mercado de factores -un mercado de activos financieros- en el que el retraso de las iniciativas reguladoras, en primer lugar, puede atribuirse a las propiedades de sus partes que inicialmente parecen simples y a las leyes de su interpretación como no permitiendo inferir las propiedades del conjunto. Como señaló famosamente Herbert Simon, justificando la frecuencia con la que la complejidad adopta la forma de jerarquía:

“En la mayoría de los sistemas de la naturaleza, es algo arbitrario dónde dejamos la partición y qué subsistemas tomamos como elementales”.

Y continuó: “La física utiliza mucho el concepto de ‘partícula elemental’, aunque las partículas tienen una tendencia desconcertante a no seguir siendo elementales durante mucho tiempo. Hace solo un par de generaciones, los propios átomos eran partículas elementales; hoy en día, para el físico nuclear son sistemas complejos… [J]usto por qué un científico tiene derecho a tratar como elemental un subsistema que en realidad es excesivamente complejo es una de las cuestiones”.

En un futuro previsible, el papel de la tecnología en la vida de los seres humanos estaría sobrepasando los límites de un subsistema elemental, donde su regulación estaría destinada al sector como los servicios postales para los drones, las regulaciones financieras para las empresas de robo-asesores o un mercado en particular.

En su aplicación, la blockchain y otras tecnologías habilitadoras transversales, comúnmente denominadas como el marco ABCD: inteligencia artificial, blockchain, nube y datos (Big Data), así como el aprendizaje automático y la biometría comúnmente abrazados por las 4IR no se limitarían obligatoriamente a permitir nuevas oportunidades de negocio fomentando la transparencia y la organización rentable de los sistemas complejos. Es justo predecir que la futura simplificación y transformación de las prácticas reguladoras también está a su alcance.

El ciclo de vida de la innovación

El ciclo de vida de la innovación para las tecnologías de la 4IR ahora ha pasado de ser fluido a una fase más transitoria. La tasa de innovación de productos en una industria o clase de producto es más alta durante sus años de formación, la llamada fase fluida, donde dentro de la rica mezcla de experimentación y competencia, eventualmente se forma un centro de gravedad en la forma de un diseño de producto dominante.

Un diseño dominante como hito de una industria (según la hipótesis) tiene el efecto de forzar o fomentar la estandarización para que se puedan buscar y perfeccionar las economías de producción u otras complementarias. Al mismo tiempo, puede que no satisfaga las necesidades de una clase particular en la misma medida que lo haría un diseño personalizado, ni tampoco es un diseño dominante necesariamente el que encarna el rendimiento técnico más extremo. Por ejemplo, el PC de IBM, al igual que el Modelo 5, ofrecía al mercado pocos avances tecnológicos, pero reunía elementos conocidos que habían demostrado su valor para los usuarios: un monitor de televisión, una unidad de disco estándar, un teclado QWERTY, el chip Intel 8088, una arquitectura abierta y el sistema operativo MS-DOS.

Como el marco ABCD de las tecnologías habilitadoras utilizadas por las fintechs, techfins y regtechs se aproxima actualmente a la fase de diseño dominante, su modelo de diseño de productos está dictado principalmente por la regulación, un patrón que es similar al de la mayoría de las industrias reguladas, incluido el sector de las finanzas.

En la actualidad han surgido nuevos significados y fundamentos para la regulación de las tecnologías, abarcando la aceleración de nuevas formas de hacer negocios en el mercado, una tendencia que se observa cada vez más en muchos países. Parece que la noción de Riesgos Tecnológicos Globales (RGT), que antes no era un tema en boga, va a ganar cada vez más ritmo, obligando a introducir cambios en los enfoques normativos aplicados en todo el mundo. La razón es sencilla: El público en general, que por lo general tiende a subestimar los riesgos derivados de las actividades voluntarias, ya que la utilización de la tecnología ha pasado de ser puramente voluntaria, como la transferencia de Bitcoin (BTC) utilizando blockchain, al nivel de utilización de la tecnología al por mayor (por ejemplo, CBDC), está cada vez más preocupado por los riesgos que se avecinan y que requieren una respuesta adecuada de regulación y supervisión por parte de los reguladores.

Lo que parece importante destacar es que la medida en que estas respuestas deben basarse en los avances tecnológicos, como la supervisión incorporada, depende en última instancia de si la propia industria aceptará fácilmente estos avances para la regulación o no.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Toda inversión y operación implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Pavel Kulikov es socio de PLL Legal & CBP en Zúrich, Suiza, y asesora a startups y grandes empresas en asuntos de regulación de los mercados financieros, cumplimiento normativo y capital privado. Sus trabajos de investigación académica sobre la Nueva Taxonomía para la Regulación Tecnológica en los Mercados Financieros; las reformas de la Regulación DLT y las fintech son citadas a menudo a ambos lados del Atlántico. Pavel también es autor y presentador de un popular programa de LegalTask en la televisión suiza.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.