August 11, 2022

Desde el pasado 6 de julio, Andrés García encendió las alarmas entre sus seguidores luego de que subiera un video a su canal de YouTube titulado “Se acerca el final de la última leyenda del cine mexicano”, donde se puede apreciar a un doctor suturándole con dos puntadas una herida en la cabeza que sufrió luego de una caída.

En entrevista con el programa De primera mano, el actor reveló que padece de cirrosis, lo que le ha traído consecuencias en su estado de salud.

“No sé si por la cirrosis he perdido la memoria inmediata y he perdido el oído, casi no oigo”, señaló. “Me empecé a sentir muy débil, unos dolores en los hombros, en los nudillos, en los omóplatos y varias partes del cuerpo, de hecho, creo que tengo rotos un par de huesos”, agregó el histrión.

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es una condición clínica en la que el hígado se encuentra en proceso de cicatrización y puede ser producto de diversas enfermedades hepáticas.

De acuerdo con el sitio especializado Mayoclinic, cada vez que el hígado sufre una lesión, intenta ‘repararse’ a sí mismo; en el proceso, se forma un tejido de cicatrización. A medida que la cirrosis avanza, se forman cada vez más tejidos de cicatrización, lo que provoca que el hígado funcione con dificultad.

Las principales causas por las que una persona puede desarrollar cirrosis son:

  • Alcoholismo
  • Hepatitis -de tipo B o C-
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHGNA)

Cuando el hígado ya se encuentra con cirrosis, ya no se puede revertir esta condición; sin embargo, si se trata en sus primeras etapas, es posible limitar que el daño siga avanzando, ya que las complicaciones derivadas por esta condición, de acuerdo con Medlineplus, pueden ser:

  • Trastornos de sangrado
  • Acumulación de líquidos abdominales (ascitis) e infección del líquido (peritonitis bacteriana)
  • Venas dilatadas en el esófago, estómago o los intestinos que sangran fácilmente (várices esofágicas)
  • Aumento en la presión de los vasos sanguíneos del hígado (hipertensión portal)
  • Insuficiencia renal
  • Cáncer hepático
  • Confusión mental o cambio del nivel de conciencia o coma (encefalopatía hepática)
  • Enfermedad ósea

Para reducir los riesgos de padecer cirrosis, se recomienda evitar el consumo excesivo de alcohol, reducir el riesgo de hepatitis y mantener un estilo de vida saludable.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.