August 17, 2022

Michael Burry borra todos sus tuits al poco tiempo de su publicación. Pero se podría decir que el amigo Michael se especializa en predecir colapsos. En otras palabras, es un oráculo del desastre. El asunto es que casi nadie le cree. Luego, después del desastre, entre las ruinas, es que la gente recuerda la vieja predicción de Michael Burry. Se trata de un Casandra moderno. Su don para la profecía es tan fuerte como el escepticismo de su audiencia. Claro que no se trata de un genio incomprendido más. Michael Burry hace dinero son sus apuestas “improbables”. Es un exitoso gestor de fondos de cobertura. ¿Qué ha dicho sobre Bitcoin?

Burry construyó su reputación apostando en contra de las acciones tecnológicas durante la burbuja dotcom. Debido a sus posiciones cortas, hizo mucho dinero con el colapso. Estudió medicina. Pero las finanzas siempre fueron su verdadera pasión. Claro que hoy lo conocemos principalmente por predecir el colapso de la burbuja inmobiliaria. En la película La gran apuesta (The Big Short), Burry es interpretado por Christian Bale. Fue uno de los primeros en reconocer la crisis de las hipotecas subprime e invirtió en seguros de impago (Credit default swaps) para poder beneficiarse con la caída. Hoy es una leyenda.

Como todo oráculo, con frecuencia, las predicciones de Burry no siempre son exactas en cuanto al momento del colapso y al tamaño del colapso. A veces el colapso llega más temprano. A veces llega más tarde. Sus apuestas, a veces, hacen mucho dinero. A veces, son trades a corto plazo con ganancias relativamente modestas. En una oportunidad, apostó por la caída de Tesla comprando put options. La acción sí cayó durante esos meses. Pero no se trató de una caída dramática. Y, como no sabemos a ciencia cierta la fecha de vencimiento y el monto exacto de las opciones, no tenemos muy claro sus ganancias con ese movimiento.

Michael Burry no cree en Bitcoin como inversión a largo plazo. Él sospecha que, tarde o temprano, el costo ambiental de la minería y su expansión como moneda alternativa inquietaran a los gobiernos. Lo que implica que seguramente el yugo gubernamental le pondrá (eventualmente) un techo al crecimiento de Bitcoin. En este sentido, Michael Burry es bastante escéptico de Bitcoin. Su opinión se asemeja bastante a las primeras impresiones de Jamie Dimon de JPMorgan en el 2008. Y también se podría decir que se parecen bastante a lo que en una oportunidad dijo el gestor de fondos, Ray Dalio.

Ahora bien, últimamente, Michael Burry nos ha advertido sobre la “Madre de las Todas las Caídas” ( The Mother of all Crashes). Y ahora nos dice que estamos a mitad de camino de esta caída en un tuit publicado el 30 de junio. Lo que implica que el S&P 500 no ha encontrado su fondo y podría caer un 25-26% más. Nasdaq podría caer un 35-36% más. Y Bitcoin podría caer un 64-65%. Es decir, es más probable que Bitcoin alcance los $10K que los $30K en el futuro cercano. El futuro cercano en este caso se podría interpretar como los próximos 3-4 meses.

Les comparto algo. Desde finales del año pasado, mis proyecciones han sido bajistas, porque eso es lo que las condiciones macroeconómicas y el sentimiento de los inversores me han indicado. Entonces, asumí que estábamos sobrevalorados y el precio comenzaría a caer. En lo que respecta a mis posiciones, me pase a All-Cash a la espera de mejores precios para luego volver a comprar. Sin embargo, en cripto twitter, esa opinión mía no fue muy bien recibida. Revise sistemáticamente los tuits de los bitcoiners más conocidos de este espacio y, en la abrumadora mayoría de los casos, la recomendación era “comprar la caída”. Entonces, comencé a escribir sobre los peligros de comprar la caída al principio de un ciclo bajista. Sin embargo, en criptotwitter, casi todos seguían ignorando esos peligros.

Una de las ventajas de escribir artículos para la prensa es que se forma un archivo de tus opiniones y tus proyecciones pasadas. El artículo “¿Cuándo no es buena idea comprar la caída?” se publicó el 1er de febrero del presente año. Precio de Bitcoin: $38,743.27. Luego, escribí otro artículo el 21 de mayo, ¿Es el momento de comprar la caída?. Precio de Bitcoin: $29,047.75. Sin embargo, vengo escribiendo sobre el tema desde el año pasado. Argumento tras argumento. Demostrando las señales. Hablando de los peligros de tener muchas deudas. Hablando de la importancia de tener activos estables durante un ciclo bajista. Y hablando de la importancia de construir un portafolio diversificado y balanceado, sopesando los riesgos y las oportunidades.

¿Por qué mencionó esto? ¿Para presumir mi supuesta sapiencia? En parte. Siempre hay algo malvado en cada uno de nosotros que disfruta bastante un “te lo dije”. Sin embargo, también lo hago para demostrar las realidades del complejo de Casandra. La intención es hacer un llamado a la reflexión. ¿Por qué? ¿Cuál es el problema? Bueno, es obvio que a la gente le gusta que le mientan. Y eso es realmente lamentable. Dices la verdad y nadie te cree. Dices una mentira y te vuelves viral. Me refiero, por supuesto, principalmente al precio de Bitcoin. Escribes un artículo con la frase “precio de Bitcoin” en el título y te vuelves muy popular en minutos. Si haces una predicción exageradamente alcista, el lector te ama y te adora. Por otro lado, si tu tono es más bajista, el lector se molesta. Entonces, en el mundo de hoy, es más tentador ser un charlatán que un analista serio.

La víctima de esa dinámica es el inversor que se deja llevar por el mal consejo. El bitcoiner a ultranza gasta sus días viendo videos en Youtube y haciendo comentarios en Twitter. Escuchando a los influencers para construir una opinión. Pero lo que leemos en Twitter rara vez son opiniones independientes o sensatas. Por lo general, son la propaganda, los dogmas y la mentalidad de rebaño en un determinado nicho. Si viene alguien y emite una opinión divergente a lo que queremos escuchar, el planteamiento se rechaza automáticamente. Sin reflexión alguna. Sin respeto por la evidencia o por la verdad.

Los contrarios como Michael Burry no son muy populares, porque exponen verdades inconvenientes. Sin embargo, si la intención del inversor es hacer dinero en este negocio, la objetividad es fundamental. Hay que ser pragmático. Y evadir todas las formas de fanatismo y sentimentalidad. Se invierte con la cabeza fría. De lo contrario, te conviertes en la presa de tiburones.

¿Qué quieren de nosotros los exchanges, los mineros, los gestores de fondos y la mayoría de los actores de este ecosistema? Lo que quieren es captar nuestro capital. Por supuesto que te van a recomendar comprar en todo momento. “Compra la caída”. El panadero siempre te quiere vender pan. Sin embargo, el inversor inteligente sabe perfectamente que los mercados fluctúan. El precio sube. El precio baja. A veces es momento de vender. A veces es el momento de esperar. Y, a veces, es el momento de comprar. La prioridad del inversor es cuidar su bolsillo. La opinión más rentable no siempre es la más popular. 

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.