August 15, 2022
Nicaragua podría haber pagado casi 50 millones de dólares a Cuba por vacunas Soberana y Abdala

El Gobierno de Nicaragua habría pagado casi $50 millones de dólares a su aliado cubano por siete millones de dosis de las vacunas antiCovid-19 producidas en la isla, Soberana y Abdala. 

El diario Confidencial de ese país centroamericano hizo público un documento oficial –elaborado por el Gobierno para la adquisición de un préstamo del Banco Mundial por $116 millones de dólares– según el cual el régimen de Daniel Ortega adquirió un total de siete millones de dosis de vacunas cubanas a un costo unitario de $7.00 dólares.

Aunque el documento no detalla el monto final pagado por el régimen sandinista, este ascendería a $49 millones de dólares si se multiplica el número de dosis por el costo de cada unidad, aclaró el rotativo.

Al respecto, destacó que las inmunizaciones fueron pagadas a Cuba a un precio más alto que el de algunas vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la AstraZeneca, que tiene un costo unitario de $5.50 dólares.

Ortega y Rosario Murillo también realizaron pagos desproporcionados a Rusia por sus vacunas Sputnik y Sputnik Light.  

Según un documento oficial del plan nacional de cobertura y adquisición de vacunas, Rusia vendió su Sputnik V a un costo de $5.5 dólares por unidad y las Sputnik Light –que son el primer componente de la Sputnik V– a $12.90 dólares, aclara la publicación.

Concluyó que el monto total pagado por Nicaragua a Rusia y Cuba superóp los $101.9 millones de dólares, del total de $108.8 millones utilizados en la compra de vacunas contra el Covid-19.

Los otros $6.89 millones de dólares corresponden a la compra de 1,252,800 dosis de AstraZeneca, adquiridas a $5.5 dólares. El régimen nicaragüense no ha esclarecido las causas por las que decidió pagar las vacunas de dos de sus principales aliados a tan altos costos. 

Nicaragua inmunizó a gran parte de su población con las vacunas cubanas Abdala y Soberana, incluidos los niños mayores de dos años. 

Las vacunas cubanas han estado rodeadas de polémica luego de que su aparente efectividad contrastara con la escasez de investigaciones publicadas sobre las mismas y los retrasos del régimen cubano para presentarlas a la OMS para su evaluación.

El presidente del complejo biofarmacéutico estatal cubano BioCubaFarma, Eduardo Martínez Díaz, reconoció en abril la responsabilidad de Cuba en el retraso para obtener el dictamen de la organización internacional sobre la vacuna Abdala, a pesar de que ello ha limitado su comercialización a países aliados como Venezuela, Nicaragua e Irán.

En conferencia de prensa, el funcionario señaló que “la OMS es una organización seria” que “no está retrasando el proceso”, y admitió que la causa del “pequeño retraso” se debe a un “elemento interno nuestro”, según un reporte de la agencia EFE.

Precisó que toda la producción de vacunas se ha concentrado en una nueva planta localizada en el Mariel, que debe ser inspeccionada en un futuro por expertos de la OMS, y que este cambio provocó retrasos en la entrega de documentación por parte de Cuba. 


¿Tienes algo que reportar?

Escribe a CiberCuba:

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.