August 17, 2022

No es un gran día para estar en el mundo de las criptomonedas. Quizás hayas visto un artículo (o 20) sobre esto. Tal vez haya estado en Twitter, donde nuestros detractores se cacarean alegremente con cada titular, cada uno más precursor de la perdición que el siguiente. Para ser justos, las cosas van mal. Se ha estrellado, colapsado, borrado, hundido, borrado e implosionado son los verbos operativos en la mayoría de la cobertura, y no se están utilizando de forma incorrecta o exagerada. No se puede dar un giro positivo a una semana en la que se evaporaron USD 400,000 millones de valor. Incluso para los más decididos a comprar los valores y los creyentes con manos de diamante que se alimentan de los detractores y nunca dicen adiós, la situación es terrible.

No estoy interesado en hacer un caso para comprar la caída o para sumergirse para siempre y entrar en, digamos, el almacenamiento de barras de oro en un búnker subterráneo. Pero sí veo este mercado bajista salvaje, furioso y rabioso en el que nos encontramos como una oportunidad para una muy necesaria corrección del rumbo. Ya he argumentado antes que el espacio de las criptomonedas en general ha perdido el rumbo, abandonando el potencial casi revolucionario de las finanzas descentralizadas por una horda ineludible de monos de aspecto estúpido. No soy la única persona en el sector de las criptomonedas que piensa así, y mucho menos la más destacada. Vitalik Buterin hizo puntos similares en su perfil ampliamente leído en la edición de marzo de 2022 de la revista Time.

As crypto has soared in value and volume, Vitalik Buterin has watched the world he created evolve with a mixture of pride and dread, writes @andrewrchow.

“Crypto itself has a lot of dystopian potential if implemented wrong,” @VitalikButerin tells TIME https://t.co/fsvL4Mx9uE

— TIME (@TIME) March 21, 2022

Reacciones y consecuencias

Twitter nunca es una gran muestra de audiencia, pero dado el lamentable estado de la reputación pública de las criptomonedas, no es insondable ni inesperado que esta caída sea recibida con burla y schadenfreude por personas ajenas al espacio. Desde las estafas desenfrenadas hasta los feos tokens no fungibles (NFT) y la minería que escupe carbono, hemos dado al mundo exterior muchas razones no sólo para ser escépticos con respecto a las criptomonedas. Mucha gente sigue pensando que somos un grupo de hermanos insípidos que se enfrentan en una imitación del mercado de valores no regulado y cuyo castigo ha llegado. Incluso antes de esta caída, algunos escritores y publicaciones especulaban abiertamente con que el estallido de la criptoburbuja empujaría a un grupo de personas mayoritariamente masculinas, recién rotas y profundamente desilusionadas, hacia el fascismo y a alejarse de los valores democráticos y, por extensión, de la sociedad.

Estés o no de acuerdo con ese punto -y yo ciertamente no lo estoy-, habla del terrible estado de la imagen pública de las criptomonedas. Algo ha ido terriblemente mal cuando los periodistas de las publicaciones políticas razonablemente bien leídas, aunque sean parciales, están haciendo argumentos remotamente convincentes para que haya una vía entre las criptomonedas y el fascismo.

Tal vez estoy gritando en el vacío aquí, dado que la ausencia de regulación es en gran medida el punto de las criptomonedas, y los espacios no regulados siempre e inevitablemente engendrarán malos actores. Pero, gente, tenemos que ponernos de acuerdo.

Exigirnos a nosotros mismos un estándar más alto

Hagamos algo interesante con las criptomonedas. Utilicémoslas para hacer que la vida de la gente sea mejor, más agradable y más fácil. Dejemos de gastar cantidades ingentes de dinero en los proyectos de NFT que sólo existen para existir y, en la mayoría de los casos, acaban estrellándose. Ni siquiera se trata de responsabilidad cívica o altruismo. ¿Cuándo nos hemos vuelto tan poco ambiciosos? ¿Cuándo nos hemos vuelto tan egocéntricos, motivados sólo por el beneficio, e interesados sólo en resolver problemas insulares? ¿Cuándo nos volvimos tan increíblemente aburridos? En la infancia de las criptomonedas, el ambiente era positivamente utópico. Ahora es todo menos eso, incluso entre las personas que antes eran verdaderos creyentes. ¿Somos realmente tan fáciles de influenciar?

Las criptomonedas después de la crisis deberían ser mejores, más inteligentes y más creativas. Deberíamos invertir en proyectos y monedas que permitan una economía regenerativa, que apoyen nuestros tan necesarios ecosistemas naturales, que hagan que nuestras ciudades sean más inteligentes y resistentes, que fomenten la energía verde, que agilicen las cadenas de suministro y que encajen en las carteras de inversión de la gente normal. Deberíamos pensar en grande. Sé que sugerir algo así es una misión de locos, pero quizá deberíamos considerar la posibilidad de enfriarlo con la búsqueda de rendimientos y los sueños de hacerse rico sin trabajar. Deberíamos pensar en formas de separar las criptomonedas de manera más significativa de los caprichos del mercado de valores, que es una gran parte de cómo terminamos en esta catástrofe de una caída. ¿No se supone que debemos eliminar a los intermediarios que han extraído tanto valor del pequeño? No estamos aquí para construir un nuevo Wall Street diseñado para enriquecer a los ricos de dentro.

La caída no es culpa de nadie, por así decirlo. ¿Pero nuestra reputación y la gente que se deleita con lo que ven como la potencial desaparición de las finanzas descentralizadas? Eso nos lo hemos hecho nosotros mismos. Cuando salgamos del otro lado, avancemos con intención real. Es la única manera de llegar a la adopción masiva. Y es la única forma de sobrevivir.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Dominik Schiener es cofundador de la Fundación Iota, una fundación sin fines de lucro con sede en Berlín. Supervisa las asociaciones y la realización general de la visión del proyecto. Iota es una tecnología de libro mayor distribuido para el Internet de las cosas y es una criptomoneda. Además, ganó el mayor hackathon de blockchain en Shanghai. Durante los últimos dos años, se ha centrado en hacer posible la economía de las máquinas a través de Iota.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.