August 15, 2022
Google Pixel 6a, análisis y opinión

El año pasado, Google anunció sus nuevos Pixel 6 y Pixel 6 Pro, móviles que, además de garantizar una experiencia muy pura de Android, llegaban con el primer chip desarrollado por parte de la compañía. 

Se trata del Tensor, un SoC que no ha llegado para jugar en la liga de la potencia, sino en la de las capacidades de inteligencia artificial y optimización. 

Lo cierto es que, por nuestras pruebas, el Tensor se comportó… bien, pero con nada destacable frente a un Dimensity o un Snapdragon, pero la experiencia fotográfica y de usuario era fantástica.

Ahora llega este Pixel 6a que quiere replicar esos puntos fuertes a la vez que intenta convencer a los usuarios que quieran móviles más compactos para su día a día. Y ojo, que ahora se puede comprar en Amazon con los Pixel Buds A de regalo.

Pixel 6a
Pantalla Panel OLED de 6,1″ | Resolución de 2.400 x 1.080 píxeles | Always-on Display | Refresco de 60 Hz
Procesador Google Tensor de 5 nm
Memoria RAM 6 GB LPDDR5
Almacenamiento 128 GB UFS 3.1
Cámaras principales Principal de 12,2 Mpx f/1.7 OIS y enfoque PDAF | Gran angular de 12 Mpx f/2.2 114º
Cámara frontal 8 Mpx f/2.0
Batería 4.306 mAh | Carga de 18 W | Cargador no incluido
Sistema operativo Android 12
Dimensiones y peso 152,2 x 71,8 x 8,9 mm | 178 gramos

Apartados del análisis del Pixel 6a:

Los compactos molan, pero la batería paga el precio

El diseño del Pixel 6a es exactamente igual que el del resto de su familia y, básicamente, es un PIxel 6, pero más pequeño. 

En el frontal tenemos unos marcos bastante pronunciados que llaman la atención tanto los primeros días como tras una semana, no te voy a engañar.

Los laterales son de aluminio y tienen una textura muy agradable, ya que no son cromados y le dan un toque premium muy interesante. Algo que no me gusta, aunque todo es acostumbrarse, es que el botón de bloqueo está invertido. 

Es decir, el de volumen está donde se encuentra el de bloqueo en la mayoría de teléfonos y viceversa. 

Como digo, es acostumbrarse y yo he tenido “problemas” porque, al final, pruebo un montón de móviles y casi todos tienen el botón de bloqueo bajo el de volumen, pero tras esta semanita, ya sé dónde está cada cosa. Es algo muy, muy personal, vaya, y no un punto negativo del diseño.

Y en la trasera tenemos unos materiales que dan la sensación de estar agarrando un móvil… pues eso, bastante premium, incluso por encima del precio de venta.

Me gusta muchísimo este color verde, aunque también está en blanco y en negro, con ese módulo de cámara que parece unas gafas de esquiar y el diseño bitono. Se quedan muy marcadas las huellas, eso sí, pero es de los que dan ganas de llevar sin funda.

Lo primero porque, como el módulo es tan grande, no se mueve si lo dejas en una mesa y lo segundo es porque el tacto es muy agradable. Pero lo que puede hacer que te decantes por este modelo frente a otros de la competencia es, sin duda, el tamaño.

Los móviles compactos son cada vez más grandes, pero frente a los de más de 160 milímetros de alto y pantallas de 6,6 o 6,8”, aquí tenemos un móvil con 152,2 mm de alto con un panel de 6,1”. 

Sí, este panel podría ser algo mayor si se hubiera aprovechado mejor el espacio, pero al final tenemos un móvil que se controla perfectamente con una mano y que es muy, muy cómodo de llevar.

Y hablando de aprovechar el espacio, una concesión de los compactos es la autonomía, ya que las baterías que se pueden montar no son muy grandes. Aquí tenemos una de 4.306 mAh que me ha dado para unas 4, 4,5 horas de pantalla.

No está mal y no he tenido problema a la hora de llegar al final del día, pero también es cierto que estamos en verano, no tengo ni la cuenta de trabajo en el correo ni Slack… y eso quita muchas notificaciones.

Pero bueno, creo que he hecho un uso más “normal” del teléfono, con pantalla siempre encendida y me parece una autonomía correcta para un compacto.

Y la carga que acepta es de 18 W. Es… lenta, lentísima para un móvil de este precio en 2022 cuando tenemos un POCO X4 GT que ya está por los 67 W y, además, con cargador en la caja, algo que no viene en este Pixel 6a.

60 Hz para un panel OLED que da la talla en el día a día

Y en el frontal, además de unos marcos bastante pronunciados, tenemos un panel OLED con resolución FullHD+ que cuenta con una buena densidad de píxeles debido a las 6,1” y que, ciertamente, me ha gustado para consumir contenido.

Tiene unos buenos ángulos de visión, el brillo me ha encantado en todas las situaciones con una media de 1.395 luxes y ya digo, he disfrutado jugando o viendo vídeos esta semana.

Tiene modo Always-on display que funciona genial, con todas las notificaciones, la hora e información del tiempo y el modo oscuro de los Pixel funciona muy bien gracias a su interfaz.

Ahora bien, no es perfecto y hay dos cosas que chirrían. La primera es que la frecuencia es de 60 Hz y sí, el panel y el sistema se sienten fluidos gracias a las animaciones tan suaves, algo como lo que podemos encontrar en un iPhone 13, pero en Android y en este rango de precio, qué menos que poner 90 Hz.

Sin embargo, lo que menos me ha gustado es que el sensor de brillo sigue sin funcionar correctamente. Es algo que me ocurrió cuando analicé el Pixel 6 y que he vuelto a sufrir en esta ocasión.

En exteriores va más o menos bien. No es el más rápido, pero se pone al 100% cuando toca, así que veo bien el contenido. 

En interiores, sin embargo, o no se coloca donde debería o, directamente, no baja, así que tengo que estar todo el rato ajustándolo manualmente.

Y es molesto, bastante, y sobre todo me hace pensar que, en estos meses que han pasado desde el lanzamiento de los Pixel 6 (que, recordemos, a España llegaron bastante más tarde que a otros mercados), Google no ha puesto interés en solucionar el problema.

Para completar el apartado multimedia, tenemos unos altavoces estéreo que, creo, tienen un buen nivel.

El volumen es alto, aunque te recomiendo no ponerlo al 100% porque chirría un poco, y la experiencia va a ser buena. Te vas a poder duchar con música de fondo sin problema y si cae una gotilla, como es IP67, no pasa nada.

Eso sí, Google, cambia la barra de volumen, por favor. Tenemos 25 pulsaciones para cambiar entre el 0% y el 100%. Son un montón, el ajuste de volumen no es tan sensible como para reproducir matices entre la pulsación, por ejemplo, 5 y 9 y no es algo útil.

Al Tensor no le gustan los benchmarks, pero tú has venido por la experiencia

Una de las cosas más interesantes de esta generación de Pixel es que son los móviles que estrenan el Tensor, un completo SoC desarrollado por Samsung que es como un Exynos 2100, pero con modificaciones a la carta exigidas por Google.

Desde ya te digo que no puede competir contras las últimas generaciones de MediaTek y Qualcomm, pero en el día a día no te va a faltar potencia para las apps rutinarias o para juegos exigentes.

Es un chip, eso sí, que sigue siendo calentito. Ya me lo pareció en febrero, con bastante más frío que ahora, y en pleno julio la cosa se acentúa. En cuanto empezamos a pedir algo más al procesador, empezamos a notar un calor que tarda en disiparse.

En el test de rendimiento sostenido tenemos una bajada al 80% en el minuto 4 y un extremo bajón al 55% en el minuto 7, pero en juegos, a no ser que sea Genshin Impact, Diablo Immortal y títulos exigentes, no he sentido estrangulamiento, pero sí el calor.

Eso sí, hay una cosa curiosa. Y es que, con el Pixel 6 y 6 Pro no recuerdo no encontrar los benchmarks en la PlayStore y, en este caso, no aparecen por ningún lado. Los he descargado, obviamente, pero a través de APK.

Me da la sensación de que Google sabe que no puede competir en puntuación y ha intentado poner barreras al campo. En fin, aquí tienes al Tensor del Pixel 6 contra otros móviles de su gama y los otros dos Pixel:

POCO F4 realme GT Neo 3 realme GT Neo 2 Xiaomi 11T realme GT2
Procesador Snapdragon 870 Dimensity 8100 SD 870 Dimensity 1200- Ultra Snapdragon 888
Geekbench 5 Single 984 970 puntos 1.013 puntos 815 puntos 1.129 puntos
Geekbench 5 Multi 3.204 4.069 puntos 2.989 puntos 2.954 puntos 3.547 puntos
3D Mark Wild Life 4.288 | 25,70 fps 3.433 puntos | 20,60 fps 4.238 puntos | 25,40 fps 4.187 puntos 5.947 puntos | 35,6 fps
AnTuTu 662.973 puntos 814.708 puntos 724.615 puntos 605.807 puntos 823.738 puntos
PC Mark 11.657 puntos 16.431 puntos 14.544 puntos 12.199 puntos 12.957 puntos

Y la velocidad de la memoria tampoco es la más rápida. Es algo que nos encontramos en sus hermanos mayores y, también, en muchos móviles Samsung, incluso los más premium, donde vemos módulos de memoria con una lectura que sí, es correcta, pero una escritura que es más lenta que la de los móviles equivalentes.

POCO F4 realme GT Neo 3 realme GT Neo 2 Xiaomi 11T realme GT2
Escritura secuencial 350 MB/s 624,12 MB/s 498,31 MB/s 618,49 MB/s 525,28 MB/s
Lectura secuencial 817,69 MB/s 962,69 MB/s 565,31 MB/s 1,17 MB/s 951,54 MB/s
Escritura aleatoria 25,92 MB/s 27,85 MB/s 32,57 MB/s 21,79 MB/s 35,11 MB/s
Lectura aleatoria 11,97 MB/s 11,29 MB/s 23,44 MB/s 20 MB/s 15,19 MB/s
Velocidad de copia en memoria 7,98 GB/s 12,24 GB/s 9,32 GB/s 9,42 GB/s 10,91 GB/s

Ahora bien, creo que aquí no estás por la potencia al menor precio, para eso están opciones como el GT Neo 3 de realme o el POCO F4, sino por la experiencia. Y, en eso, Google es fantástica.

Me gusta mucho el Android de los Pixel, con unas animaciones impecables, un diseño que nos deja personalizar cositas como la parrilla de apps que tenemos en la pantalla principal, con los fondos que “tematizan” los colores del sistema, un buen sistema de notificaciones tanto con pantalla encendida como en AOD y una fluidez muy interesante.

Creo que si tuviera una pantalla a 90 o 120 Hz todo iría más eléctrico, pero lo cierto es que va muy bien así y también es verdad que con una pantalla más tragona, la batería se resentiría en exceso.

En esta semana no he tenido demasiados bugs, pero tengo que ser crítico con esto como con el sensor de brillo automático porque Google controla el software y el hardware de este terminal y porque, además, hay bugs que se mantienen desde el Pixel 6.

Como digo, no he tenido demasiados, pero entre lo del brillo, que la pantalla a veces no rota correctamente, a veces bajo el centro de notificaciones y no puedo cerrarlo hasta que deslice para cerrar las que hay… pues son cositas que, creo, no deberían estar.

Luego, no tenemos desbloqueo facial, algo que google se empeña en dar de lado, pero sí un sensor óptico en pantalla que no es el más rápido, pero que funciona bien y que no me ha dado problemas estos días.

Como digo, la experiencia en general, la mayoría del tiempo, es fantástica, pero tiene pequeños errores (y otros no tan pequeños como lo del brillo) que deberían haberse solucionado. 

Algo que me alegra es que tenemos subtítulos automáticos en Español, algo que me alegra, así como un montón de opciones para retocar las fotos dentro de la galería, pero también han quitado algunas opciones de cámara, como los retratos en movimiento.

Consistencia extrema en unas cámaras que siguen siendo de lo mejorcito

Y si compras un Pixel, además de por la experiencia, lo haces por la cámara. Tradicionalmente Google ha hecho magia con su software y sensores bastante viejos, pero en los Pixel 6 y 6 Pro estrenaron un nuevo 50 Mpx.

Se portaba bien, pero no taaan bien debido a que había algo de nitidez artificial, pero pese a eso, las de esos dos modelos son fotografías estupendas.

En este Pixel 6a no tenemos el nuevo sensor de 50 Mpx, sino el veterano de 12,2 Mpx. Tiene tecnología Dual Pixel, una apertura f/1.7 y no tiene estabilización óptica.

Tiene un pixel bastante grande y con este modelo he recordado las sensaciones que no tuve con el Pixel 6: que el software de Google es maravilloso. Este móvil es un point&shoot porque puedes sacarlo del bolsillo, sacar la foto sin enfocar y lo más seguro es que salga superbien.

Tiene ese contraste típico de los Pixel y, si te gusta ese estilo, genial. Yo prefiero fotos algo más planas, pero está claro que vas a poder usarlas perfectamente en redes sociales sin edición porque son… bonitas.

Ya he dicho que se pierden algunas opciones de software que tenemos en sus hermanos mayores, pero como cámara principal sigue siendo de las mejores para retrato, enfoque en movimiento, y fotos tanto de día como de noche.

El modo noche de este teléfono me gusta especialmente porque no intenta convertir la noche en día. Si hay sombras, se mantienen, y si el cielo es oscuro, no lo convierte en un gris artificial. Me voy a repetir, pero Google aquí lo hace genial.

Y el gran angular sí es el mismo que teníamos en el Pixel 6. Lo mismo pasa con la cámara frontal. Son fotos muy similares a las que vas a conseguir con su hermano mayor, así que es genial en un móvil de este precio y el gran angular me encanta.

La “ciencia del color” es estupenda y el acabado es prácticamente idéntico al que tenemos al disparar con la cámara principal, así que muy, muy bien.

La cámara delantera no está mal, pero aquí creo que falta algo de nitidez. Da igual la cantidad de luz que haya, creo que un pelín de nitidez sería genial.

Y en vídeo tenemos 4K30 como máximo. Habría sido genial tener 4K60, pero es lo que hay. 

El archivo resultante con la estabilización estándar es en 4K, pero con la estabilización en modo activo, como si fuera una cámara de acción, es un archivo a 1.080p. Con la cámara frontal el máximo es 1.080p.

Creo que la calidad del vídeo es buena, pero como solía pasar con los Pixel 5 y anteriores, no está al nivel de las fotografías que podemos hacer. Hay algunos artefactos en algunos vídeos y la estabilización, a veces hace cosas raras, pero en general… bien.

Y ojo, como hagas vídeo en interior sin muy buena luz, el ruido va a ser una constante. Pero bueno, me sigue pareciendo un móvil fantástico para hacer fotos tanto con el angular como con el gran angular y Google, una vez más, demuestra que con un sensor pequeñito y no muy nuevo, se pueden hacer maravillas.

Eso sí, Google, mejorad el view finder, por favor. Antes de hacer la fotografía, la vista previa muestra muchísimo ruido y poco detalle. Que luego sí, entra en juego el procesado de la imagen y todo sale bonito y tal, pero la primera impresión que te vas a llevar es malísima hasta que te acostumbres a que todo se arregla en posproducción.

Olvídate de la calidad/precio, aquí has venido por el Android pixelizado

Y, al final, este Pixel no va a ser un móvil de masas -igual que ocurre con sus hermanos-, pero creo que si uno va a vender bien en nuestro país, ese será el Pixel 6a.

Está en una gama realmente complicada porque en ese rango de precio hay muchos contendientes con características de lo más interesantes. Están el Nothing Phone 1, el realme GT Neo 3, el POCO F4, el OnePlus Nord 2T o el Galaxy A52s, pero al final, Google ofrece algo muy interesante.

Por un lado una experiencia muy pura en Android (sí, el Nothing también) y, por otro, unas cámaras fantásticas para hacer fotos en el día a día, y todo ello en un móvil cuyo diseño, excepto los marcos de pantalla, es muy premium y, además, es un móvil compacto.

Está claro que hay cositas que mejorar como el refresco de la pantalla, los bugs del sistema que no han solucionado en meses o el sensor de brillo automático, pero si quieres un móvil compacto, Android y con buenas cámaras, es una de las pocas opciones que tienes en el mercado.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.