August 11, 2022
Fractura en el PSOE gallego por el despido de dos trabajadores, uno fijo por la reforma laboral de su propio partido
  • NATALIA PUGA

    Pontevedra

Actualizado

La mitad del grupo parlamentario se ha rebelado oficialmente y ha firmado un escrito pidiendo que se revierta la decisión

Valentín González Formoso, líder del PSOE gallego, junto a Pedro Sánchez, en un acto de los socialistas en 2021.
Valentín González Formoso, líder del PSOE gallego, junto a Pedro Sánchez, en un acto de los socialistas en 2021.Lavandeira jrEFE

Difíciles momentos en el PSOE gallego. El partido acaba de despedir a dos trabajadores de su grupo parlamentario en la Cámara autonómica, uno de los cuales había firmado recientemente un contrato indefinido en cumplimiento de la reforma laboral aprobada por su propia formación en el Gobierno central. Los despidos y, sobre todo, las formas utilizadas para acometerlos, han generado malestar entre los diputados autonómicos, hasta tal punto que la mitad del grupo se ha rebelado oficialmente y ha firmado un escrito pidiendo que se revierta la decisión.

El escrito se entregó por registro el 20 de julio tanto en la Dirección del partido como en el Parlamento y está firmado por siete de los 14 diputados que componen el grupo parlamentario, justo la mitad. Los firmantes rechazan la decisión de despedir a estos dos trabajadores, ambos periodistas adscritos al departamento de comunicación y los dos únicos contratados directamente por el grupo parlamentario -hay otros contratados por el partido-.

El malestar de los diputados va dirigido a la propia decisión y también a las formas utilizadas, pues se enteraron del despido a través de los propios trabajadores. Según ha podido saber este periódico por fuentes extraoficiales, a ambos se les comunicó el despido por burofax, no se lo comunicaron directamente y, además, una de las personas incluso estaba en sus vacaciones y la otra a punto de cogerse sus días de descanso.

El documento que evidencia la fractura en el grupo parlamentario también apela a la ideología y la ética del PSOE, pues recuerda que este despido no es “nada propio de nuestra organización, que debe trabajar por la estabilidad laboral y los derechos de los y las trabajadoras”. Una de las personas despedidas tenía un contrato asociado a la actual legislatura 2020-2024, de modo que no finalizaba hasta que se suspenda el Parlamento por la convocatoria de elecciones, y la otra era indefinida desde hace apenas unos meses en aplicación de la citada reforma laboral impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los siete diputados “rechazan” la decisión y recuerdan a la Dirección gallega del partido que en estos momentos ocupa Valentín González Formoso y al grupo parlamentario del que es portavoz Luis Álvarez que el PSdeG-PSOE “nació para la defensa de los y las trabajadoras”, de ahí que deban “revertir inmediatamente esta decisión”. Además, en el escrito, al que ha tenido acceso EL MUNDO, insisten en que “no existe ni una sola razón objetiva para su despido”.

La dirección del partido rechazó realizar comentarios sobre estos despidos y tampoco los trabajadores despedidos quisieron realizar valoraciones a este periódico. Sí confirmaron este escrito y su malestar algunos de los diputados firmantes, que en el propio documento destacan que los dos trabajadores despedidos siempre han ejercido su trabajo “con absoluta profesionalidad y rigor” y “con total cumplimiento de sus tareas a las órdenes de la dirección”.

El escrito lo firman, entre otros, el anterior secretario general del PSOE gallego, Gonzalo Caballero, que el pasado octubre perdió las elecciones en favor de González Formoso. También los diputados Martín Seco, Noa Díaz, Eduardo Ojea, Noelia Otero, Pablo Arangüena y Marina Ortega.

Cuestiones éticas y morales

A preguntas de este periódico, Martín Seco confirma que estos despidos “dejan fractura en el grupo” y que se realizaron sin informar previamente a los diputados, que se enteraron por los propios trabajadores. Los propios despedidos también recibieron explicaciones, sino que se le comunicó por burofax. Según confirma Seco, tras enterarse, forzaron una reunión del grupo parlamentario y había “unanimidad” de todos los diputados para respaldar el buen trabajo de los dos trabajadores y cuestionar su despido, si bien tan solo siete decidieron dar el paso de plasmar ese desacuerdo en un escrito oficial.

Para este diputado la situación es “muy grave porque estamos hablando del partido socialista” y porque a uno de los trabajadores se le renovó el contrato recientemente convirtiéndolo en indefinido aplicando la nueva reforma laboral impulsada por su gobierno. Además, a nivel personal, insiste en su “compromiso político” en defensa de los derechos laborales, que le llevó a ser delegado sindical en su anterior empresa.

Apela a cuestiones ideológicas y éticas y a los “valores éticos y políticos por los que yo milito en este partido” para insistir en que no es lógico que intente promulgar la necesidad de aplicar políticas laborales que buscan estabilidad laboral y luego “estar en un partido que ejerce este tipo de acciones”, sobre todo cuando en este caso no existe ningún motivo ni económico ni disciplinario que justifique el cese de la relación laboral y poco después se contrató a otros dos trabajadores para ejercer sus mismas funciones.

Noelia Otero, periodista de profesión, también confirmó a este periódico este malestar “a nivel ético y moral”, en especial, por las formas. Tras insistir en que, tanto en su faceta como diputada como en el pasado como periodista, puede confirmar “de primera mano” la “profesionalidad” de las personas despedidas, reconoce que la decisión “me deja en un lugar muy complicado”.

“De estos hechos, lo lamentable no es que trasciendan, si no que sucedan”, valora Otero, que ve los despidos “injustos” por los que ya mostró su “absoluto desacuerdo” a la dirección del partido y del grupo parlamentario. Siente que supone cruzar “una línea roja” para una persona que, como ella, dio un paso al frente para significarse políticamente con un partido que “defiende los derechos de los trabajadores” y no niega su “dolor e incomodidad” con la decisión en una organización que “tiene que ser garante de todo lo contrario”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.