August 20, 2022
Felipe VI multiplica su actividad en verano: visita 8 autonomías y tiene contacto directo con más de 10.000 personas

Actualizado

El Rey ha tenido 33 audiencias, 29 actos públicos y ha pronunciado 10 discursos. Su mes frenético terminará en Palma de Mallorca

Felipe VI preside este sábado la entrega de reales despachos a los nuevos oficiales de la Armada en la Escuela Naval Militar, en Marín.
Felipe VI preside este sábado la entrega de reales despachos a los nuevos oficiales de la Armada en la Escuela Naval Militar, en Marín.LAVANDEIRA JR.EFE

Julio es sinónimo de calor, de jornadas reducidas y de ritmos más lentos en las oficinas. Por lo menos para muchos. Sin embargo, en Casa Real saben que julio significa lo contrario: mucho más trabajo y compromisos antes de cerrar el año con unas vacaciones que en el caso de los Reyes no se prolongan más de tres semanas. Mientras muchas empresas mandan a sus trabajadores a casa a las tres de la tarde, la máxima institución del Estado aprovecha que los días son más largos para tener más presencia pública por toda España.

El Rey Felipe VI comenzó a finales de junio un particular e intenso camino de Santiago que terminará el próximo día 25 precisamente en la ciudad gallega, con la ofrenda al Apóstol en su día grande. Viajará por segundo año consecutivo a la ciudad santa acompañado por toda la familia: la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. Ese será uno de los principales actos con los que cerrará su última semana en Madrid antes de poner rumbo a Mallorca el 30 de julio.

Pero antes de eso, hay que retroceder 34 días para analizar la intensa agenda de la Corona, y especialmente del Rey. Felipe VIcerró junio con un viaje a Cantabria el 23. Inauguró los cursos de verano de la UIMP y visitó el Palacio de la Magdalena, que había pertenecido a su familia. Después pasó por Jerez de la Frontera, en su primer viaje a la ciudad como Rey, para visitar las Bodegas Osborne en su 300 aniversario. El compromiso tuvo lugar un día antes de la Cumbre de la OTAN y mientras en la capital la Reina recibía a Jill Biden, que tuvo una agenda previa al encuentro internacional.

Presencia en Cataluña

Lejos de descansar tras la intensa semana OTAN, la Corona diseñó un importante programa para estar en Cataluña los días siguientes. Así, el domingo 3 de julio la Princesa de Asturias y la Infanta Sofíavisitaron en Figueres el Museo Dalí. Era la primera vez que la Heredera conocía la provincia de Girona y aunque fuertes medidas de seguridad impidieron que nadie -ni monárquicos ni republicanos- se acercaran a la puerta, la Princesa rompió el protocolo para saludar a aquellos que se habían desplazado hasta Figueres, llamados por Concordia Real Española.

Los Reyes con sus hijas en los premios Princesa de Girona.
Los Reyes con sus hijas en los premios Princesa de Girona.ARABA PRESS

Al día siguiente, toda la familia estuvo en la entrega de los Premios en Barcelona, donde el Rey y su heredera pronunciaron sendos discursos. Mientras esa misma noche la Reina -que al día siguiente daría positivo en Covid– y sus hijas se marcharon a Madrid, Don Felipe durmió en el Palacete Albéniz, residencia oficial de la Familia Real en Barcelona. Porque el Monarca aprovechó el martes para presidir la entrega de despachos en Talarn, municipio de Lleida. En menos de 48 horas la Institución estuvo presente en tres de las cuatro provincias catalanas.

No terminó ahí el tour de esa semana, pues el miércoles el Rey viajó hasta León, donde entregó los despachos de la Academia Básica del Aire y el domingo se trasladó hasta Ermua para presidir los actos con motivo del 25 aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco. Felipe VI, por cierto, volvió a presidir un acto relacionado con terrorismo. El Rey y la Institución tienen un compromiso inquebrantable con las víctimas de ETA, a quienes siempre han respaldado. Sin embargo, en los últimos tiempos la presencia de la Casa en actos relacionados con las víctimas ha disminuido por la política del Gobierno, que es quien da el aprobado final a la agenda del Rey.

El Rey en el homenaje a Miguel Ángel Blanco.
El Rey en el homenaje a Miguel Ángel Blanco.

Esta última semana, Felipe VI la ha terminado con la entrega de despachos en la Escuela Naval de Marín este sábado, 16 de julio, día del Carmen. Porque los fines de semana de julio también son de presencia pública de la Corona. Y nueve días después está previsto que el Rey, con toda la familia, regrese a Galicia, a Santiago.

Ocho comunidades

Con el abrazo al Santo cerrará un tour de un mes en el que el Rey habrá visitado ocho comunidades autónomas: Cantabria, Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Euskadi, Extremadura, Galicia y la Comunidad de Madrid (dentro y fuera de los palacios reales). La mitad de la gira que hicieron por España tras la pandemia para reactivar el turismo, cuando los Reyes viajaron a todas las Comunidades Autónomas, pero en mucho más tiempo. No sólo eso, Felipe VI habrá mantenido a finales de julio contacto directo con más de 10.000 personas entre audiencias y actos. Este mes coincide siempre con las reuniones en las que Don Felipe recibe a personas o grupos mayoritarios. Después del Covid, el Rey ha vuelto a recibir a promociones de opositores -registradores de la propiedad, inspectores de Hacienda…- mucho más mayoritarios, pues se reúne con las promociones con las que no pudo cumplir por la pandemia. Un total de 33 audiencias y 29 actos públicos en 13 provincias de España en 34 días. Don Felipe ha vestido, además, los tres uniformes de Capitán General de Tierra, Aire y Armada y ha pronunciado 10 discursos en español, inglés y catalán.

Pero el Rey también ha tenido presencia internacional sin salir de España. Porque ejerció como Jefe del Estado durante la Cumbre de la OTAN. Así, recibió a Joe Biden en el aeropuerto y mantuvo una audiencia con él. Además, en la cena de bienvenida en el Palacio Real pudo saludar individualmente a mandatarios de 40 países y durante la Cumbre mantener encuentros en Zarzuela con algunos. En concreto, con los presidentes de Japón, Finlandia y Corea. También con los máximos representantes de la Unión Europea, el Organismo Internacional de la Energía Atómica y el American Jewish Commitee que le entregó el Premio Gesher 2022 “por su permanente compromiso a tender puentes entre nuestras comunidades y naciones”.

Todo esto el Rey lo ha compaginado con el despacho semanal con el presidente del Gobierno, con audiencias privadas que no se hacen públicas y con preparación de actos y discursos en su despacho del palacio de la Zarzuela. Una intensa agenda antes de viajar a Palma, donde pasará una semana entre la Copa del Rey de Vela y de trabajo antes de viajar a la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.