August 17, 2022
Ellas nos representan

close

close


Luis Noé Ochoa

La Copa América es un evento muy importante y debemos acompañar a la Selección femenina.


08 de julio 2022 , 08:00 p. m.

Hay muchos temas para una columna. Buenos y malos. Está el covid-19, con su nuevo pico, que ya exige tapabocas general. Como lo exige la corrupción, rampante y campante, que da náuseas, tristeza y piedra. Hasta la pobre paloma de la paz resultó desplumada. ¿De verdad no hay manera de que no se roben los recursos? ¿Se acabará primero el covid que “la robadera”? Y la guerra en Ucrania, desatada por Putin, sigue matando a centenares de seres inocentes.

(También le puede interesar: En luna de miel)

Pero, en medio de tanto desastre hay hechos positivos. Hoy quiero hablar de mujeres, para quienes ya casi no hay escenario vedado. Claro, quedan países donde sus libertades aún están lejos. Pero en sociedades más avanzadas, han conquistado, así no sea del todo, los escenarios donde antes solo había piernas peludas y bigotes.

En nuestro país tenemos vicepresidentas. Una se va y llega otra, Francia Márquez, afrodescendiente y referente para millones. Y hay alcaldesas, magistradas, ministras, científicas, aviadoras, generalas, médicas, periodistas, artistas, deportistas, etc.

Hoy quiero hablar de las futbolistas, especialmente de la Selección Colombia femenina, que arrancó ayer tarde en el Pascual Guerrero de Cali su participación en la Copa América que se realiza en nuestro país, a donde vienen las mejores jugadoras de la región con sus selecciones en busca de dos cupos directos al mundial de Australia y Nueva Zelanda, que arranca el 20 de julio de 2023, día en que aquí pegamos nuestro grito de independencia.

Me encanta que los medios, este diario entre ellos, le estén dando un buen despliegue a este certamen, que es importante y ellas lo merecen. Emotivo y periodístico el perfil de Catalia Usmen, goleadora de la Selección, hecho por José Orlando Ascencio. Además porque en medio de tanta desgracia y estrés de cada día, el fútbol es un oasis necesario. Y el fútbol femenino ha avanzado mucho. Ellas tiene buen toque de pelota, ya practican el jogo bonito, como decía Pelé, limpio, sin pérdida de tiempo, con pasión.

Ya hasta se quitan la camiseta a la hora del gol. Juegan bien. Tanto que llenan estadios.

Lo vimos en ese gran partido en la final femenina entre América y Deportivo Cali, cuando 38.000 hinchas asistieron al estadio y vieron ganar a las diablitas rojas.

Hay que ser justos con el fútbol femenino. Se necesita que ellas tengan iguales escenarios y sueldos dignos.

Ellas dan espectáculo. Pero hay que ser justos con el fútbol femenino. Se necesita que ellas tengan iguales escenarios y sueldos dignos. Porque la brecha salarial en el fútbol sí que es notoria. Ya supe, Lupe, ya supe que la mayoría, como un 70 por ciento, ganan apenas algo más del mínimo. Otras, muy pocas, hasta dos millones de pesos. Además de que, hay que decirlo, se habla de veto, pues a tres jugadoras referentes no las llamaron, al parecer, por denunciar irregularidades en la manera de gestionar a las selecciones femeninas.

Y, para rematar, no al arco sino al aire, en medio de esta alegría de la Copa América, peligra la liga profesional femenina para el segundo semestre, que había sido anunciada por el presidente de la Dimayor con el respaldo de Mindeporte, que ofreció 1.200 millones de pesos. Pero como se trata de ellas, les quieren esconder el balón, pues la mayoría de equipos se bajaron del bus.

Es un irrespeto y una desconsideración, porque allí hay mujeres que escogieron esta profesión como opción de vida, que aman su deporte, que se sacrifican, entrenan todos los días, alternando otros oficios. Y, además, ¿cómo se preparan los equipos que disputarán la copa Libertadores?

Por todo lo que pasa, por la importancia de esta Copa América, que inspirará a miles, por las jugadoras, por el deporte, hay que acompañarlas. Que haya estadios llenos y más patrocinio. Si no ganan mucho dinero, al menos que cosechen aplausos. Ellas nos representan a todos. “Y esta noche que no me esperen en la casa”. Me voy para Cali, ve.

LUIS NOÉ OCHOA

[email protected]

(Lea todas las columnas de Luis Noé Ochoa en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.