August 17, 2022
  • Esto es lo que dicen los analistas sobre el desempeño del índice bursátil de acuerdo que tuvo su peor primer semestre en seis décadas.

El índice estadounidense S&P 500 va en vías de tener su peor primer semestre desde 1962, a medida que la preocupación de los mercados aumenta debido a la alta inflación, la incertidumbre en torno a las subidas de las tasas de interés de la Fed y el desempeño de la economía de los Estados Unidos.

De acuerdo con el análisis de S&P Dow Jones Global Indices, históricamente no se ha registrado una correlación marcada entre el desempeño del índice bursátil en el primer y segundo semestre del año por lo que es difícil pronosticar lo que pasará el los próximos seis meses. Ni tampoco si el pésimo desempeño es un indicador de lo que está por venir.

Durante el primer semestre de 1970, el S&P 500 perdió un 21% en una economía caracterizada también por una inflación muy alta similar a la actual. Sin embargo, en la segunda mitad de ese año aumentó un 27%. 

Algo así sucedió también en 2020. El índice más importante para analizar el desempeño económico de los EE. UU. cayó un 4 % en la primera mitad del año para luego dispararse un 21 % en el siguiente semestre.

Lo único seguro es la incertidumbre

La directora senior de estrategia de inversión en índices de S&P Dow Jones, Anu Ganti, explicó a Bloomberg que a pesar de estos antecedentes nada asegura que este año pueda ocurrir una situación similar en 2022. Nadie puede predecir qué pasará en la segunda mitad del año.

Los años en que el S&P 500 ha tenido malos primeros semestres desde 1957 para luego recuperarse, equivalen más o menos al 50%. Es decir, que las probabilidades de que la economía se recupere en el segundo semestre son de 50 – 50, de acuerdo con el desempeño histórico del índice de referencia.

“Es muy difícil saber o predecir lo que va a pasar con base en el desempeño anterior”, dijo Ganti.

Sin embargo, el director de inversiones de Northwestern Mutual Wealth Management, Brent Schutte, es más optimista y considera que las probabilidades de mejorar en los siguientes meses del año parecen ser buenas.

“Creo que el temor es que este período de tiempo sea como la década de 1970, donde la demanda cae pero la inflación no cae con ella. Eso significaría que la Fed tendría que seguir adelante y aumentar las tasas, lo que provocaría una recesión más profunda. Eso no es lo que veo que sucede”, afirmó.

¿La inflación y la demanda se desaceleran?

Predijo que en esta oportunidad la inflación tenderá a desacelerarse junto con la demanda. Esto creará las condiciones para que el mercado de valores se vuelva positivo y recobre su empuje.

El analista observa señales de que la inflación se está enfriando. Basa su apreciación en el hecho de que el índice de precios de gastos de consumo personal de mayo, que utiliza la Reserva Federal para monitorear su objetivo de inflación, creció menos de lo esperado.

“No me sorprende que no haya una correlación entre el pasado y el futuro. Nunca encontré una manera de ganar dinero mirando por el espejo retrovisor”, precisó Schutte. 

El jueves 30 junio a las 14:52 GMT- 4, el índice registraba una pérdida de −31.33 (0.82 %) al ubicarse en 3,787.50. 

Igualmente el rendimiento de los bonos del Tesoro cayó por segundo día consecutivo el miércoles mientras que el dólar subió después de las declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

El funcionario del banco central estadounidense admitió el riesgo de que los aumentos de los tipos de interés de la Fed provoquen un efecto desacelerante más profundo en la economía. Aunque señaló que el mayor riesgo es mantener una inflación persistente.

“Estados Unidos ya está en recesión”

Pero no todos son optimistas sobre el desempeño de la economía estadounidense en la segunda mitad del año. La directora ejecutiva de Ark Invest, Cathie Wood de Ark Invest dijo que esta semana que EE. UU. ya está en una recesión económica. 

La ejecutiva admitió haber subestimado la gravedad de la situación y cuánto podría durar el alza de los precios. “Creemos que estamos en una recesión”, dijo Wood en declaraciones para CNBC el martes. 

“Creemos que un gran problema son los inventarios… cuyo aumento nunca había visto tan grande en mi carrera. Llevo 45 años”, agregó la inversora que se centra en inversiones de innovación.

Según Wood la inflación resultó ser mayor de lo esperado debido a factores concurrentes como las interrupciones en la cadena de suministro (con China a la cabeza) y los riesgos geopolíticos, que fueron pronosticados a principios de año.

Puedes leer más sobre este tema en nuestro artículo: Escenarios económicos a tener en cuenta para invertir seguro en 2022.

Los consumidores están llevando la peor parte

“Nos equivocamos en una cosa y fue que la inflación se mantuvo tan sostenida como lo ha sido”, sostuvo Wood. En cuanto a la interrupción de la cadena de suministros que comenzó con la pandemia dijo no poder “creer que esté tomando más de dos años”.

Comentó que “la invasión de Ucrania por parte de Rusia, por supuesto, no podríamos haberlo visto. La inflación ha sido un problema mayor, pero nos ha preparado para la deflación”.

En mayo la inflación anualizada según el índice de precios al consumidor se disparó un 8,6%. Un aumento tan elevado no se veía desde diciembre de 1981.

Los consumidores estadounidenses son los que están sufriendo más los efectos de esta subida de precios tan alta y rápida. Así lo reflejan los datos de confianza que arrojan una caída muy pronunciada. Los más bajos de la historia, según las Encuestas de Consumidores de la Universidad de Michigan.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.