August 11, 2022
Cómo limpiar una mochila para dejarla como nueva, a mano o en la lavadora

Las mochilas son unos accesorios muy utilizados, tanto por los niños como por los mayores. Es importante lavarlas a menudo, y correctamente.

Durante el curso escolar, los niños manchan las mochilas con más frecuencia de la que sería deseable. No nos fijemos solo en ellos: los adultos también hacen los mismo.

Más importantes que las típicas manchas externas que solo son una cuestión estética, es la suciedad interna. En la mochila se suele llevar comida, ropa,  móviles, llaves, y otros objetos que introducen abundante suciedad, gérmenes y bacterias en su interior.

Irene Stepaniuk, una profesional de la limpieza con 30 años de experiencia, explica en Apartment Therapy, cómo limpiar correctamente una mochila, tanto a mano como a máquina. Vamos a ver cuáles son sus trucos.

Las mochilas de plástico, de cuero, o las que tienen muchos adornos y flecos, no pueden meterse en la lavadora, porque se estropean.

Irene Stepaniuka aconseja vaciar por completo la mochila, y usas un aspirador para eliminar bien cualquier resto de los bolsillos, compartimentos, etc.

A continuación, mete un chorro de detergente suave en un vaso de agua, y úsalo con un cepillo de dientes para frotar las manchas.

El siguiente paso es llenar el lavabo con agua tibia y un poco del mismo detergente, y lavar bien la mochila por dentro y por fuera, con una esponja suave.

Finamente aclaramos bien la mochila con agua fría para quitar todo el jabón. Este es un buen truco: envolvemos la mochila en una toalla, y apretamos para extraer el agua. Se quedará en la toalla y no mancharemos el suelo.

Ya solo queda tenderla, para disfrutar de una mochila limpia y reluciente.

Cómo limpiar una mochila en la lavadora

Si estás seguro de que la mochila puede lavarse a máquina, hay que empezar haciendo lo mismo que antes: vacíala por completo, quita todo lo que se pueda soltar, como las correas, y pasa el aspirador para eliminar restos.

Si la mochila tiene colgantes, flecos, u otro elemento que se pueda estropear, o incluso soltar dentro de la lavadora, este es un buen truco de profesional: mete la mochila dentro de una funda de almohada.

Solo vas a meter la mochila en la lavadora, así que pon una pequeña cantidad de detergente, y activa un ciclo suave con agua fría.

Ya solo queda tenderla para disfrutar de una mochila limpia.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.