October 4, 2022
  • La socia cofundadora del comparador HelpMyCash, Olivia Feldman, ofrece su perspectiva sobre lo que ocurrirá en los próximos meses con la subida de las tasas de interés de la Fed y el BCE.

El aumento de los tipos de interés de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos en el rango de 3% y 3,25%, en el peor escenario, tendrá serias consecuencias para la economía estadounidense y europea, pero también para los deudores hipotecarios. 

Todas las apuestas de los analistas apuntan a que la Fed mantendrá su agresiva política de subidas de las tasas de interés para tratar de contener la inflación. El último dato de inflación de agosto, que ubica la subida de precios a nivel de consumidor en 8,3%, obligará al banco central estadounidense a seguir con su estrategia.

En su último discurso en Jackson Hole, el presidente de la Fed, Jerome Powell, advirtió que todavía habrá “algo de dolor” para la economía. Si bien la inflación ha comenzado a mostrar signos de estar disminuyendo, todavía no constituye un dato sólido. En agosto apenas disminuyó dos décimas con respecto a julio.

La Fed y el BCE aplican la misma estrategia

De continuar la inflación alta y la Fed con su política restrictiva, los tipos de interés podrían cerrar este año en 4% o más. Si es así, casi con toda seguridad la economía entrará en una etapa recesiva en 2023, señalan los analistas.

Lo que ocurra hoy en EEUU puede ser un avance de lo que suceda en Europa en los próximos meses. “Por primera vez desde hace muchos años, EEUU y Europa tienen el mismo problema al mismo tiempo: una inflación desbocada que deben combatir”, afirma Olivia Feldman, cofundadora de HelpMyCash.

“Ambos han tirado de la misma herramienta: los tipos de interés. Por eso no resultará extraño que si EEUU sube sus tipos de interés hoy, el BCE siga sus pasos y aumente los suyos de 0,75% este octubre, especialmente si los últimos datos de la inflación de septiembre siguen altos”, añade la ejecutiva del comparador financiero.

La estrategia de la Reserva Federal es clara pero al mismo tiempo peligrosa. La subida del costo del dinero y el encarecimiento de los préstamos, provocará una reducción de la inversión. La demanda se contraerá y se supone que la inflación será frenada al caer el nivel de gasto.

El dolor del que habla Powell se verá reflejado en los préstamos hipotecarios variables. A partir de este miércoles comenzarán a dispararse las cuotas que deberán pagar los deudores. Claro que para los ahorristas la situación será distinta. Después de mucho tiempo su dinero en los bancos ganará mayor rentabilidad.

Es el momento de actuar para los hipotecados

De modo que para quienes tienen una hipoteca variable, la subida de tipos de interés en la eurozona es una pésima noticia. El interés de estos préstamos se calcula con el euríbor, un índice que representa el tipo medio al que los principales bancos del continente se prestan dinero entre ellos. 

Con el aumento de los intereses del Banco Central Europeo (BCE), a los bancos comerciales les saldrá más caro financiarse, por lo que incrementarán el precio de sus préstamos interbancarios y el euríbor se disparará.

Según HelpMyCash, este índice podría cerrar el año con un valor rozando el 3%, lo que encarecerá notablemente las cuotas de las actuales hipotecas variables. Los más afectados serán los clientes con revisión en enero, a quienes se les aplica actualmente un euribor del -0,502% (su valor en diciembre de 2021). 

Cuotas elevándose hasta 50%

A estos hipotecados les subirá el interés en 3,5 puntos tras la actualización de su contrato. En promedio, las cuotas de estos clientes subirán un 50%, siempre que la hipoteca sea reciente. 

Por ejemplo, una persona que tiene un préstamo medio de 150.000 euros a 25 años con un interés de euríbor más 1%. Si su contrato se revisa con el valor de diciembre y el euribor cotiza al 3% para entonces, las mensualidades del crédito subirán de los 532 euros a los 792 euros. 

En consecuencia, tendrá que pagar  €260 euros más al mes. Eso representa un aumento de un 50% aproximadamente y unos  €3.120 más al año. En tal circunstancia, es aconsejable que los clientes con una hipoteca variable traten de ahorrar en los próximos meses para afrontar una subida importante de sus cuotas por lo menos durante 2023. 

HelpMyCash recomienda a quienes tienen hipotecas variables adelantarse al golpe. Una alternativa es modificar sus condiciones para amortiguar el aumento. Esto se puede hacer reduciendo el diferencial para que la mensualidad no se encarezca tanto. La otra opción es renegociar con el banco para pasarse al tipo fijo y pagar una cuota estable.

“Estos cambios pueden pactarse con la propia entidad o pueden llevarse a cabo mediante un traslado a otro banco (subrogación) o la contratación de una nueva hipoteca”, agrega Feldman.

El incremento de los tipos no afectará únicamente a los que ya tienen firmado un préstamo hipotecario. También encarecerá las hipotecas variables que se firmen en los próximos meses, debido al aumento del euríbor. 

“Además, para incentivar la contratación de estos productos y mantener sus márgenes de beneficios, los bancos aumentarán el precio de sus hipotecas fijas, como ya viene ocurriendo desde febrero de este año”, sostiene Feldman.

La inflación, un enemigo al acecho

Por ahora, “la inflación es el enemigo más sigiloso que tienen los ahorradores, porque poco a poco se devora los ahorros y reduce el poder adquisitivo si el dinero se estanca”, subraya la experta. 

La alternativa para mitigar este duro golpe es poner a trabajar el dinero, señalan los expertos. En otras palabras, hay que invertir en activos o productos cuyo retorno permita combatir de alguna forma la inflación y obtener un rendimiento.

“Lo que sucede es que para conseguir buenas rentabilidades hay que asumir riesgo, de lo contrario la rentabilidad que se obtiene ni siquiera combate la inflación”, aclara la socia ejecutiva del comparador.

Quienes mantengan una actitud conservadora y mantengan sus ahorros en depósitos a plazo fijo no podrán lograrlo. Este en el caso de la mayoría de familias españolas. Aun con las subidas de las tasas de interés del BCE, la rentabilidad que ofrecen los bancos es muy baja. 

Aunque están comenzando a mejorar, señala Feldman. Especialmente en los depósitos a plazo fijo. “Y si el BCE sigue los pasos de la FED y vuelve a elevar las tasas, el rumbo lógico es que las remuneraciones al ahorro mejoren considerablemente”, explica. 

De hecho, los expertos esperan que los mejores depósitos a un año del mercado europeo lleguen a ofrecer rentabilidades entre el 2,50% y el 2,75% para finales de 2022. Sin embargo, esta rentabilidad es mínima comparada con lo que puede lograr un inversor pequeño en la bolsa de valores o en el mercado de criptomonedas.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.