August 13, 2022
Capitales

Las Vegas. El clásico Madrid-Barcelona era lo único que faltaba en la capital del espectáculo. La relación de esta ciudad con el deporte se había limitado al boxeo profesional, amarrando funciones y derramando bolsas en los míticos escenarios del Convention Center, el Caesars Palace, el MGM o el Mandalay Bay, arrebatando el protagonismo al viejo Madison de Nueva York, donde se consagraron peleadores como Robinson, Louis, Marciano, Liston, Frazier y Ali; los grandes clásicos. Con el aterrizaje de la NFL en el exótico Allegiant Stadium de los Raiders, el mercado de Las Vegas abrió un puente sin retorno a los grandes eventos deportivos: el show debe continuar.

París. Vingegaard entró en la capital del ciclismo vestido de amarillo gracias a un salvaje ataque de su equipo en Los Alpes contra el favorito Pogacar, coordinado en la etapa 11 del Tour. Con esa ofensiva, volvieron las grandes rivalidades entre ciclistas y equipos. Vingegaard ganó porque su Jumbo es mejor que el UAE Team Emirates de Pogacar. Equipos como el Aclyon, KAS, Molteni, La Vie Claire, Mapei, Banesto, HTC-Highroad, Postobón, Movistar, Sky o Astana; y rivalidades como las de Coppi-Bartali, Anquetil-Poulidor, Merckx-Ocaña, Hinault-Lemod, Indurain-Rominger, Armstrong-Ulrich, Contador-Schleck o Froome-Quintana; heredaron a Vingegaard-Pogacar el enorme pasado del Tour.

Barcelona. Barcelona 92 recibió de Seúl 88 un legado de la conciliación tras el boicot del bloque del Oeste a Moscú 80, y del bloque del Este a Los Ángeles 84. Aquellos Juegos recuperaron la celebración que el Olimpismo había mantenido en silencio las últimas décadas. Fueron los Juegos de la cultura organizados con esa profundidad española representada por la vanguardia y tradiciones catalanas; de la música con Freddie Mercury, Montserrat Caballé y Los Tres Tenores; de la unificación europea; del arquero que enciende el pebetero, y del inolvidable Dream Team. Al conmemorar 30 años de Barcelona 92, el mundo debería lanzar otra flecha al viento.

José Ramón Fernández Gutiérrez De Quevedo 

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.