August 10, 2022
Buenas, buenas; se volteó la tortilla

Lo veo y es ciertísimo, veremos otras caras en el poder y nuevas caras en los lujosos autos oficiales. Y llegó al curubito del poder Álvaro Leyva, hijo aplicado del exministro Jorge Leyva. “País de parientes, ala”. Aleluya, el ministro Leyva, el presidente Petro y la primera dama, Verónica Alcocer, podrán nombrar a 487 afortunados para la soñada diplomacia.

(También le puede interesar: Nuevas caras en el Palacio presidencial)

“Detrás de todo colombiano que ha estudiado bachillerato hay un diplomático listo a que lo nombren”. Nunca iré a ese paraíso, no tengo ropa para esos lujos. Figuras de radio y televisión quieren servir en la diplomacia, humano deseo. Europa seduce para vivir allí y mejor sirviendo a la democracia.

La diplomacia seduce al nuevo poder. Mi amigo zurdo-petrista me dice: “Ponchino, se volteó la tortilla, ahora Mincultura, Mindeportes y la diplomacia son nuestros”. La politóloga Ángela Benedetti, hoy muy influyente, me envió este mail: “Poncho, te envío una foto del retrato en acrílico que de la primera dama pintó la genial artista Anamaría Mejía”. Lo vi despacio, es sensacional, logra las expresiones de Verónica, pero con una falla: la pintó demasiado parecida a Lady Di y, desde Inglaterra, la familia real y sus juristas exigen millones de euros por esa cercanía. El retrato irá al palacio presidencial, la pintora será cónsul en Australia.

Barcelona, amada por Serrat, Messi, Vargas Llosa, Vásquez Montalbán, Vilallonga, Antonio Roda, Gaudí, los odiosos catalanes antiespañoles y Piqué, el ex de Shakira. Su alcaldesa, Ada Colau, es ultraizquierdista y radical antiespañola. Barcelona tiene 39 aspirantes al consulado, lo decide la primera dama, Verónica Alcocer.

Aleluya: para el consulado de París hay 15 aspirantes, todos y todas hoy tomando clases en el Colombo-Francés. “París era una fiesta”, decía el viejo Hemingway, buen amigo de Cuba y del whisky. París para recordar a Yves Montand, Édith Piaf, Chabrol, Coco Chanel, Régis Debray y Neymar. Oh, París; allí, Belle de jour, Catherine Deneuve, madame Verdurin, la bisnieta de Proust, más Alain Delon y la rica baguette. Oh, là là; bonjour, mounsieur.

Leo un aviso: “Me llamo Lucrecia Montenegro, soy del antiguo petrismo y quiero ser su cónsul en París”.

Cálmense, no acosen. Buenas, buenas; ahora, a ver el Tour de Francia por Caracol Televisión; corren Rigo y Nairo Quintana. Lo ganará Colombia, se volteó la tortilla y colorín colorado.

PONCHO RENTERÍA

(Lea todas las columnas de Poncho Rentería en EL TIEMPO, aquí)

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.