August 11, 2022
Acelerómetro, giroscopio… todos los sensores que tiene tu teléfono móvil y para qué sirven

Cuando hablamos de especificaciones de un móvil, solemos quedarnos más en componentes de gran relevancia en su rendimiento como el procesador, la memorias RAM, espacio de almacenamiento ROM o el tipo de cámaras que tienen. Sin embargo, pasamos por alto muchos sensores que son comunes en todos desde hace años. O en prácticamente todos.

Y es que hay ciertos elementos que llaman menos la atención, pero que son fundamentales para usar el móvil tal y como lo usamos. En este post repasamos los que son más habituales encontrarnos y, más allá de su nombre, contarte que funcionalidad tienen en el smartphone.

Acelerómetro

Bloqueo Orientacion Movil

Que su nombre no te engañe, este sensor no hará que tu móvil vaya más rápido. Con un tamaño reducido y gracias los tres ejes de los que normalmente se compone, este es un pequeño sensor de movimiento capaz de saber la orientación del teléfono en todo momento.

De hecho, este es el famoso sensor que permite que el móvil gire el contenido de la pantalla cuando lo ponemos en horizontal. Eso sí, cuando el bloqueo de orientación se activa mediante software, este sensor se desactiva hasta que la opción vuelva a estar habilitada.

Barómetro

Aunque este no sea un sensor que esté en todos los móviles Android, no es para nada extraño encontrarnos con modelos que lo implementan. Su función, como la de un barómetro tradicional, es la de medir la presión atmosférica. En base a ello, es capaz de saber la altitud a la que nos encontramos y servir de ese modo de ayuda en apps de navegación GPS y similares. Incluso puede ser de ayuda para poner a prueba la resistencia al agua del móvil.

Giroscopio

Juego Coches

Este es un sensor muy vinculado al acelerómetro, dado que sirve como ayuda para detectar la orientación del móvil. A efectos técnicos, este mide la aceleración no gravitacional. Esto le permite ser un sensor clave en acciones que requieren de girar ligeramente la pantalla como, por ejemplo, videojuegos de coches en los que el control del volante es la rotación de nuestro móvil. Aunque hay muchos más usos del giroscopio muy interesantes.

GPS

Poco o nada te podemos decir de este sensor que no conozcas a nivel funcional. Es ya un elemento que está plenamente integrado en el hardware de los móviles y con multitud de apps con los que aprovecharse de su utilidad. Estos son capaces de recibir continuamente señal de satélites GPS con el fin de saber tu posición exacta o lo más aproximada posible (depende siempre de qué tal sea la recepción de señal en la zona).

Gps

Es un sensor útil para aplicaciones de GPS, como es evidente, pero también para llevar a cabo ciertas automatizaciones relacionadas con la localización, poder compartir nuestra ubicación en tiempo real o disfrutar de juegos como Pokémon GO.

Podómetro

Si bien es cierto que los relojes inteligentes son más dados a realizar mediciones de salud y deporte, algunos móviles también incluyen podómetros que son capaces de ofrecer datos sobre los pasos que hemos dado o número de escaleras que hemos subido. No obstante, hay que decir que algunos fabricantes están dejando de implementarlos en favor de mediciones realizadas con otros sensores y que, aunque son menos precisas, ayudan a integrar otros componentes dentro de la placa del terminal.

Magnetómetro

Brujula

Conocido también como sensor Hall, este es un elemento que sirve para hacer las veces de brújula electrónica en el móvil. Funciona mediante un sensor electrónico capaz de medir y cuantificar las fuerzas magnéticas, definiendo así los polos.

NFC

Probablemente uno de los elementos más importantes en nuestros tiempos y es que las funcionalidades del NFC son muchas y muy útiles. Es un chip que permite crear una comunicación inalámbrica de corto alcance que, entre otras muchas cosas, permite realizar pagos contactless e incluso ayuda en la transferencia de algunos datos entre dispositivos.

Sensores biométricos

En estos tiempos, se nos haría totalmente extraño encontrarnos con un móvil que no tenga un sensor biométrico que haga más rápido el reconocimiento al desbloquearlo o que sirva para evitar poner contraseñas en apps y sitios web.

Biometria

Los más habituales son los sensores de huellas dactilares, ya estén ubicados en un botón físico o bajo la pantalla. De esta forma, podemos encontrarnos con lectores capacitivos, ópticos y los que funcionan mediante ultrasonidos.

Catalogados también como sensores biométricos, nos encontramos los detectores faciales y/o de iris. Cierto es que la mayoría de fabricantes no ofrecen sensores específicos para ello y fían todo a un reconocimiento por software gracias a la cámara frontal. Sin embargo, hay modelos que sí incorporan sensores infrarrojos y de detección 3D capaces de reconocer con profundidad un rostro.

Sensor de espectro de color

Muy en relación con el sensor de luz ambiental del que hablaremos en un apartado posterior, este es un sensor que no siempre se incluye en los móviles, pero que en aquellos en los que está hace las veces de controlador del balance de blancos de la cámara.

Y es que sirve para capturar el color y las tonalidades del ambiente y medir la luminosidad, determinando cuál es la fuente de luz y si es natural o no. Por ello, es un muy buen añadido para la fotografía, dado que arroja una mejor calidad de imagen y evita que estas queden quemadas.

Sensor infrarrojo

Infrarrojo

Aunque nos suene ya un poco viejo por aquella época en la que entre dos móviles se podían intercambiar archivos por infrarrojos, lo cierto es que estos sensores siguen presentes en muchos móviles para otras acciones. La mayoría están enfocadas en controlar accesorios a distancia. Por ejemplo, convertir un smartphone en un mando a distancia para el televisor.

Sensor de luz ambiental

Este es un elemento imprescindible para acciones como las de cambiar el brillo de la pantalla automáticamente. Y es que es capaz de detectar la luz que hay en una sala (o en exteriores) y en base a ello mandar indicaciones al software para que incremente o disminuya el brillo del panel.

Sensor de proximidad

Movil Oreja

Compuesto realmente por un LED infrarrojo que emite rayos imperceptibles al ojo humano, este emite el haz de luz de forma constante y cuando se topa con algún elemento muy cerca entre medias, actúa apagando la pantalla. Así se puede conseguir que la pantalla se atenúe cuando estamos en una llamada con el móvil en la oreja o cuando escuchamos un mensaje de voz en apps como WhatsApp o Telegram.

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.