August 11, 2022
Trabajo doméstico

Trabajo doméstico

iStock

POR:

laura lucía becerra elejalde

julio 08 de 2022 – 08:08 p. m.

2022-07-08

2022-07-08

El trabajo doméstico no remunerado ha sido por décadas, e incluso por siglos, la principal barrera para que las mujeres accedan al mercado laboral, al punto que, según del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), estas labores pesan alrededor de una quinta parte de nuestra economía, y a pesar de ello, no se contabilizan.

(Lea: Los efectos que tendría la paridad de precios entre el dólar y el euro). 

La entidad presentó ayer una actualización de las cifras de la Cuenta Satélite de Economía del Cuidado, la cual fue creada por la entidad en el cumplimiento de la Ley 1413 de 2010. Según dio a conocer el director de la ente, Juan Daniel Oviedo, estas actividades, medidas en términos de producto interno bruto (PIB) representan alrededor de 19,6% de la actividad económica.

Si esto, que no lo vemos en el sistema de cuentas nacionales y no lo contabilizamos dentro del PIB pesa el 19,6%, sería el sector económico más importante y que se vuelve fundamental por su feminización, pues hay que reconocer esa sobrecarga para que las mujeres aporten al mercado laboral.”, aseguró Oviedo.

Vale mencionar que ese 19,6% de participación del PIB, en efecto, representa una disminución frente al 20,4% que pesaban las tareas de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado en el año 2012, cuando el Dane realizó la primera encuesta, pero es un ligero incremento frente al dato registrado en el 2020, que pasa del 19,4% al 19,6%.

Es decir, que el confinamiento y la sobrecarga de las mujeres en esas tareas de trabajo doméstico y trabajo no remunerado en el tiempo de pandemia logró frenar e incluso reversar esa brecha de reducción de la participación dentro del PIB del trabajo doméstico y el trabajo de cuidado no remunerado.

Justamente, el año pasado en Colombia los ciudadanos destinaron 41.062 millones de horas al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado. De estas 31.914 millones fueron aportadas por mujeres y 9.148 millones por hombres.

Esto quiere decir que en 2021 pasado fueron ellas quienes aportaron el 77,7% del total de horas anuales dedicadas al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, mientras que los hombres aportaron el 22,3% restante.

El Dane tiene un compromiso muy importante para que sus estadísticas orientes políticas que permitan la equidad de la participación de la mujer en dimensiones económicas sociales y políticas”, aseguró el director del Dane, quien dijo que, asociado a ello, está el reconocimiento de que las mujeres están sobrecargadas en el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

Oviedo dijo que este tipo de estadísticas evidencian la necesidad de que se requiere una redistribución de ese trabajo doméstico, para que eso permita que las mujeres puedan participar de forma más fácil en el mercado laboral pago de la economía y se orienten políticas públicas que permitan reducir el tiempo dedicado al trabajo doméstico no remunerado y con esto, tener una participación mucho más equitativa.

¿A qué se dedica tiempo?

Según las cifras de la entidad, el año pasado los colombianos destinaron aproximadamente 115.461 millones de horas se destinaron al suministro de alimentos, e, 37,7% del tiempo de trabajo no remunerado y de cuidado.

Tras esta aparecen las labores de limpieza, mantenimiento y reparación para el hogar, con 11.084 millones, el 27% del total, mientras que en las actividades de cuidado y apoyo a personas en el hogar se fueron 6.418 horas el año pasado, el 15,6% del tiempo de estas labores.



(Además: Por nuevas habilidades, el 75% de las ofertas laborales han cambiado). 

Sin embargo, el director del Dane asegura que “hay una evidencia concreta de la feminización del trabajo domestico y de cuidado no remunerado”.

Según Oviedo, en ese 77% de peso, la actividad más feminizada es la del mantenimiento de vestuario, mientras que la labor menos feminizada fue la de compras y administración del hogar, en la que se cuentan con labores como el pago de los servicios o salir a hacer mercado, en la que hay prácticamente paridad de género.

Pese a ello, el Dane reconoce que con la pandemia, la participación de horas de las mujeres en el trabajo doméstico tuvo una caída de 1 punto porcentual (pps) entre 2017 y 2021, pasando del 78,7% al 77,7%. “Son ganancias, sí, pero mínimas”, dijo Oviedo.

Esto pues, en el suministro de alimentos, en 2021, el 84,3% de las horas fueron ofrecidas por las mujeres, en 2017 se hablaba del 87%. En el caso de las actividades de limpieza del hogar también se presentó una ganancia en esa sobrecarga de las mujeres, porque para 2021 las cifras mostraban que 71,5% de las horas fueron ofrecidas por mujeres mientras en 2017 era el 73,8%.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published.